miércoles, diciembre 06, 2006

De la Volatilidad

De ladrillos de añoranza construí, en cada amanecer, mi refugio de nostalgia.
















Solía ir frecuentemente a guarecerme entre sus paredes
y me deleitaban los cuadros que de ellas colgamos,
en armoniosa quietud, perfectamente acomodados,
repletos de promesas que nos hicimos alguna vez.

Yo prometí lunas saturninas
para sustituir las luciérnagas que iluminaban
los escombros de tu soledad.

Tu prometiste días sin horas, posiones infalibles para producir hechizos efectivos,
compartir tus mendrugos de tristeza.

Yo prometí escudos infranqueables para proteger tus batallas,
viajes sin destino y sin fecha de regreso fijada, rituales libres de tabúes,
melodías hipnotizantes, devoción incondicional.

Vos prometiste un mar recíproco,
constelaciones para salpicar las noches
y un lecho mutuo de madre selva, bajo el cobijo de tus estrellas...

¡Tantas cosas prometimos!
Alguien debió advertirnos que las promesas
suelen caer como caen las gotas de lluvia,
a torrentes, desgranadas, sin pedir permiso,
te empapan enteramente hasta mojarte el alma;
pero luego, cuando la tempestad amaina,
la luz del sol no da sosiego,
su prolijo calor nos evapora incluso hasta los sentidos,
observamos incrédulos como esas promesas se evaporan cuál si fuesen de éter,
se van fundiendo con el aire, cargado de palabras
que también se han ido evaporando desde otros labios,
y se muestran ante nuestras pupilas,
como una película que transcurre en cámara lenta,
se van alejando de nuestras latitudes
y luego, todo lo que queda, sigue cumpliendo el mismo circulo vicioso;
se nos evapora la vida,
se nos deslizan las memorias entre los dedos,
todo se vuelve inevitablemente tan volátil... absolutamente todo.

Solo conservo este profundo sentimiento
que nunca fue una promesa en el citado listín.
Más remueve los hilos de mi conciencia el no tener la certeza de saber si,
una vez que estas palabras te contagien,
seguirá ese sentimiento allí intacto, o habrá pasado a formar parte del ciclo,
esfumándose cuál si fuere el humo exhalado por una vieja pipa.



¡Jah! ¿Las lagrimas?
No sientas pena ni lástima por ellas porque,
inevitablemente, de un momento a otro,  
también se evaporarán.

8 comentarios:

almu dijo...

Hay promesas que al fin y al cabo no valen nada, pero sentimientos que nunca se olvidan.
Un saludo ;)

Fragilidad dijo...

Hola

Ni para que preguntar en quien te inspiraste, seguramente es en la mujer con la que tuviste la corta relacion que me comentaste alguna vez y a la que le has escrito tantas cosas bellas, ya quisiera yo que me escribieran asi.

Es a la unica mujer que le has escrito o has tenido otras musas?

Esta bello, que lastima que esas promesas no se puedan cumplir.

La chica del curso de inglés dijo...

Las personas no deberían hacer promesas que no saben si van a poder cumplir. Pero cuando se esta enamorado, las promesas se hacen con tan solo una mirada. Porque en el amor las palabras muchas veces sobran y las miradas lo dicen todo.
¿Y las lagrimas?
Las lágrimas limpian el alma.
Las lágrimas se llevaron esas promesas.

El Duende dijo...

Almu: Cordial saludo. Gracias por tu comentario. Sí, a veces (la mayoría de veces quizá) las promesas se hacen efímeras, se quedan solo en eso, en promesas, vanas promesas, no se llegan a concretar. Y bueno, los sentimientos más que recordarse, pienso yo que lo que uno nunca olvida es en la forma en que se hacen presentes, la forma en que los sentimientos se hacen sentir, valga la redundancia. Auque no lo puedo decir con un 100% de seguridad, pues todo es volátil.

Que estes bien ;).

El duende

Fragilidad: Puede que sí sea por ella en específico, como puede que sea por "ellas". En realidad yo creo que cada relación, cada mujer, ha jugado un papel determinante en cada etapa, en cada momento de mi vida. No vayas a creer que al referirme a "ellas" han sido muchas, al contrario, han sido pocas, pues está claro que, para que una persona te aporte tal grado de inspiración, tiene que ser una persona muy especial. Y como sabras, personas únicas o especiales, son pocas las que se conocen en esta vida. Sí, han sido varias las mujeres a las que le he escrito, las mismas que, como tu dices, se han convertido en mis musas, todas en distintos momentos y a la vez, conjugadas en un solo acto, que es el acto de escribir. Yo diría que a veces son varias musas que se transforman en una sola más grande, que las representa a todas ellas, y da a luz estos hijos que para mi son hermosos, hijos que son las palabras que sangran desde mi cabeza hasta mis dedos, para ser plasmadas en papel, ya sea en el papel físico o en el digital.

Un abrazo!

El duende

La chica del curso de inglés: Tu fuiste una de las musas en algún momento, y pasaste a ser parte de esa musa mayor :). Tienes razón, a veces hacemos promesas vanas, pero se hacen inocentemente, pues los sentimientos ciegan como la bruma, y te hacen ofrecer mundos que no pueden ser posibles por circunstancias extrañas. Hace poco leí una frase, no recuerdo su autor, pero decía algo así como que "Aquel que no es capaz de entender el significado de una mirada, mucho menos será capaz de entender explicación alguna".

Y las lágrimas, como tu dices, son curativas, limpian el alma. Renuevan, pues son como el agua de los rios, que nunca es la misma, siempre esta cambiando, fluyendo.

Un abrazo y un beso!

Que estes bien y gracias por el comentario :).

El duende

Fragilidad dijo...

Hola
Que envidia de la buena me da la chica del curso de inglés.
Que suerte tienes que hayas sido una musa para este escritor tan bueno, te felicito, porque me imagino que fueron cosas muy bellas, como esta que en parte era para ti. Y creo que si le escribiste ese comentario es por que aun las lagrimas no han limpiado tu alma. Disculpa por decir esto, pero eso me parece.

Rudy disculpame por haber usado tu espacio para hacerle este comentario a esta chica. Te molesta?

El Duende dijo...

Hola Fragilidad!!!

No, no me molesta para nada, y estoy casi seguro que a ella tampoco. Con ella mantuvimos una relación de casi 2 años, mi primera relación seria y prospera. Pero como ella decía (O dice aún), el mundo da muchas vueltas, y asi fue. Terminamos por separar nuestros caminos, por decisión mia.
Sin embargo seguimos siendo muy buenos amigos, y le estoy muy agradecido por todo el amor que me entrego y todo lo que aprendí de nuestra relación.

Que estes bien Sussy :)

Un abrazo.

amranta dijo...

hermoso blog el que tienes... al fin me hago un tiempo y lo puedo visitar en paz y leerte tranquila..
dejame ecirte que me ha gustado mucho como te expresas,.... hablando de este ultmo texo... en particula hace un tanto pensar.. y aunque las promesas se rompen y caen al vacio igual que la lluvia, sabemos que vendran as promesas, sabemos ye tenemos la esperanza de que vengan y no caigan al vacio...

saludos cordiales desde chile...

besos

El Duende dijo...

Amranta: Gracias por tu comentario. Me alegra que te haya gustado el blog. Eres bienvenida siempre que lo desees :). Y si, a veces hacer ciertas promesas es inevitable, principalmente cuando nos dejamos cegar por los sentimientos. Pero es lindo permanecer ciego por un rato y jugar con esa esperanza que siempre albergamos en nuestros corazones.

Que estes bien, un abrazo.

El duende